Usamos cookies
Aceptar OK + Info

   
   Inicio  

Guardaespaldas papal



Guardaespaldas papal


Prosigue caminando cuesta arriba por esta calle. Al final de esta encontrarás una plazoleta, y en la plazoleta una iglesia.

Hacer “ventura de enemigos” no era forma noble de ganarse la vida para un soldado, así que Diego recurre su pariente, el cardenal Bernardino de Carvajal, quien le consiguió un puesto de alabardero en la Guardia Papal.

Cierto día, practicaba Diego el “juego de la barra”, que consistía en lanzar una larga y pesada barra de hierro lo más lejos posible. De pronto, un grupo de más de veinte soldados italianos comenzaron a mofarse del extremeño. Diego montó en cólera ante tal afrenta, y armado solo con la barra mató a cinco de los italianos, hirió a diez y puso al resto en espantosa huida. Quiso la providencia que el mismísimo papa Alejandro VI, de los Borgia, fuese testigo de tal proeza, y no dudase en contratarlo como jefe de su guardia personal.

Ahora que con la iglesia hemos topado, solo podrás continuar tu camino si indicas de qué siglo es la iglesia ante la que te encuentras (pista: está labrado en piedra a la izquierda de la puerta principal).







[Digitalización turística]
[Productos]
[Prensa]     [Sobre nosotros]
[Téminos de uso]     [Nuevo idioma]


Download App


follow us facebook   follow us instagram   follow us youtube   follow us twitter

© guiaventuras.com 2018 - 2021